26 abril, 2020Teletrabajo

Las empresas viven momentos de cambio, y no solo por la crisis de la COVID-19. Para muchas empresas, el concepto actual de «puesto de trabajo» como algo obsoleto, y limitante.

Trabajo presencial: un modelo antiguo pero eficaz

No es difícil entender las razones por las que el modelo de trabajo presencial ha sido el imperante durante siglos. La necesidad de que los empleados acudan al puesto de trabajo ha sido la única forma posible de desarrollar una actividad económica.

Por un lado, los equipos de trabajo necesitan un lugar en el que desarrollar todo su potencial. De esta forma, los directivos pueden mantener el control sobre los empleados, se optimizan los recursos compartidos y se crea una «cultura empresarial» determinada.

Además, hasta hace relativamente poco tiempo, la tecnología no permitía la interconexión de todos los empleados. Todo esto ha cambiado en tiempos recientes, gracias a la expansión de los medios tecnológicos.

Teletrabajo: el modelo del presente

Debido a la reciente crisis de la COVID-19, las empresas se han tenido que adaptar a marchas forzadas a un nuevo modelo para poder sobrevivir. Miles de negocios cerrados, millones de empleados sin poder acudir a su puesto de trabajo… la sombra de una crisis de proporciones nunca vistas se acerca.

El confinamiento por la COVID-19 ha impulsado el teletrabajo
El confinamiento por la COVID-19 ha impulsado el teletrabajo

Es ahora cuando el trabajo remoto ha revelado ser imprescindible. Para que una empresa siga a flote, tiene que ser lo suficientemente flexible para que una gran parte de sus trabajadores (si no todos) pueda desarrollar su actividad de forma eficiente con el teletrabajo.

Aunque el modelo tradicional continuará siendo el mayoritario durante décadas, es importante comprender que al menos durante varios períodos al año los trabajadores van a tener que desarrollar su actividad en remoto. Restricciones al movimiento de los ciudadanos, rebrotes de la epidemia… para mantener la actividad durante estos períodos, el teletrabajo es un objetivo claro.

Economía social, concienciación ambiental

Pero no todo va a ser el éxito comercial de los empresarios… el fin último del trabajo debe ser la realización profesional de los trabajadores. La conciliación familiar en la que los empleados tienen flexibilidad horaria y geográfica es cada vez más importante. Pero no hay que olvidar la imperante necesidad de cambios para preservar el medio ambiente. Todo ello debe ser un objetivo claro en las empresas.

Teletrabajo y conciliación familiar
El teletrabajo es uno de los pilares de la conciliación familiar

Todo ello es posible mediante el teletrabajo. Y desde su mismo nacimiento, la filosofía de Bitgenio ha sido esa: que todo el equipo pueda tener independencia horaria y geográfica.

Aunque en ocasiones este modelo de trabajo presenta muchos desafíos, el contexto actual demuestra que fue una decisión acertada.